La monitorización del compostaje ya es posible con Compoball

Posted Posted by Natalia in News     Comments No comments
Jan
25

Después de 3 años de I+D+i, la monitorización del proceso de compostaje de residuos es hoy posible gracias a la investigación y el desarrollo realizado por el equipo del proyecto Compoball. Dieciséis empresas, entidades y asociaciones de toda Europa han estado detrás del proyecto europeo, liderado desde Cataluña por la empresa IRIS, dedicada a investigación y desarrollo. La Agència de Residus de Catalunya, la UPC y la Associació de Plantes de Compostatge de Catalunya también han participado activamente al proyecto.

Viernes 25 de enero se ha presentado el sistema piloto en la planta de compostaje de Torrelles de Llobregat, en una sesión en la que se ha demostrado el funcionamiento del sistema de sensores Compoball. Esta tecnología representa un avance relevante en el sector del reciclaje de la materia orgánica y del compostaje, y lo dota de una herramienta inteligente e inalámbrica que permite controlar los parámetros clave durante el proceso de compostaje, como son la temperatura y la humedad, con el objetivo final de conseguir un abono de alta calidad. Además de recoger los datos del estado del compuesto, Compoball también las almacena en un sistema que el operario puede consultar a distancia sin necesidad de estar in situ en las instalaciones. Por tanto, la innovación de la pionera tecnología Compoball radica en la posibilidad de controlar el estado del compuesto a distancia, desde una página web, facilitando la toma de decisiones al operario para obtener un abono de alta calidad.

Los investigadores y desarrolladores tecnológicos de los socios catalanes del proyecto han presentado esta herramienta inteligente y han compartido los detalles técnicos del sistema Compoball, de cara a difundir el avance tecnológico entre las empresas y la industria dedicada al compostaje ya la gestión de los residuos.

La coordinadora del proyecto, la Dr. Mirta Rodríguez, de la empresa IRIS, condujo la jornada, introduciendo el sistema Compoball y dando paso a las explicaciones técnicas del equipo de ingenieros y agrónomos como Carlos Rovira (IRIS), Marga López (UPC) y Oscar Casas (UPC). Seguidamente, se ha puesto a prueba el funcionamiento del sistema Compoball en un entorno real como es la planta de Torrelles de Llobregat, gestionada por la empresa Metrocompost SA.

La gestión de los residuos y el compostaje juegan un papel significativo tanto para la conservación del medio ambiente como la valorización económica de los residuos. El proceso de compostaje convierte un residuo en un abono de calidad. La calidad del producto final, pues, depende de manera crítica de parámetros como la humedad y la temperatura a lo largo del proceso y tratamiento del material. En la actualidad, a nivel europeo no consta la existencia de tecnologías capaces de controlar este proceso en tiempo real y de manera continua. Con la entrada de Compoball el mercado, la necesidad de poder controlar el proceso de reciclaje quedaría cubierta y el sector obtendría una materia de mayor calidad y, por tanto, más competitiva.

Beneficios ambientales
En las plantas de compostaje y ecoparques metropolitanos, los residuos orgánicos reciben un tratamiento equivalente al reciclaje. Gracias a ello, se puede usar la materia orgánica residual para generar un nuevo producto – el compuesto.

El compuesto hecho a partir de materia orgánica recogida selectivamente es un abono orgánico útil en agricultura y jardinería, que contribuye a reducir el uso de fertilizantes químicos. Además, compostar la materia orgánica evita que se le vaya a dar un tratamiento finalista -deposición controlada o incineración. En la planta de compostaje de Torrelles se someten los residuos a un proceso de fermentación similar a lo que ocurre en la naturaleza, pero más rápido y controlado.

La planta de compostaje de Torrelles de Llobregat procesa entre 4.500 y 5.500 toneladas de residuos al año. En funcionamiento desde 1997, la planta da servicio a varios municipios metropolitanos: Begues, Castellbisbal, Corbera, Molins de Rei, Pallejà, Santa Coloma de Cervelló y Torrelles de Llobregat.

El proyecto Compoball está financiado por el Séptimo Programa Marco de la Comisión Europea y está liderado desde Barcelona por la empresa IRIS (acuerdo de subvención número 243625).

DESCÁRGATE LA NOTA DE PRENSA EN CASTELLANO: Documento WordDocumento Adobe PDF.

Comments are closed.